JA slide show

Quién fue San Jorge

E-mail Imprimir

(Onomástico: 23 de abril)

San Jorge es conocido como el “soldado mártir” y su más conocida imagen es la del valiente caballero que lucha contra el dragón, la cual tiene su fundamento en una leyenda, que fue escrita en el siglo XIII por Santiago de la Vorágine en su célebre obra "La Leyenda dorada".



Esta narra que un horrible dragón con pestilente olor salía del fondo de un lago y se acercaba a una ciudad de Libia, causando la muerte a muchos. Un día le tocó enfrentarlo a la hija del rey; el monarca, que no podía impedir la trágica suerte de su hija, la acompañó llorando hasta las orillas del lago. La princesa parecía llegar a sus últimos momentos cuando se adelantó un valiente caballero que había llegado de Capadocia. Era precisamente Jorge. El heroico guerrero sacó su espada y luchó contra el terrible monstruo, al que obligó a seguirlo como un cordero hasta las puertas de la ciudad. Se dice que Jorge gritó en la plaza diciendo que él había ido en nombre de Cristo para que se convirtieran y se bautizaran.

A pesar de la popularidad de San Jorge, se manejan pocos datos precisos de su vida, la mayoría se basa en leyendas e informaciones que han pasado de boca en boca a lo largo de los siglos. Historiadores y escritores de libros de santos, suelen coincidir en que fue un soldado romano, nacido en el siglo III en Capadocia (Turquía) y que falleció a principios del siglo IV, el 23 de abril de 303, probablemente en la ciudad de Lydda, la actual Lod de Israel. Sus padres, según la tradición, eran agricultores y tenían mucho dinero. Sin embargo, en otras versiones de la historia de San Jorge, se dice que su padre era militar y que su hijo quiso seguir sus pasos.
 
Después de unos años en el ejército romano, Jorge se dio cuenta de que su verdadero ejército era el de Jesucristo,  repartió sus bienes entre los pobres, renunció a su carrera militar y se enfrentó a las autoridades romanas. Es de destacar que las actas del martirio de San Jorge se perdieron y solamente se sabe algo de ellas a partir de la tradición popular.



La gloriosa muerte de este mártir también tiene algo de leyenda. Se conoce que fue condenado a muerte por haber renegado de los dioses del imperio y los verdugos le aplicaron los más atroces tormentos, pero se mantuvo incólume en su fe. Ante su heroica valentía, se dice que hasta la esposa del emperador de entonces se convirtió, lo que lo enfureció más, y muchos cristianos seguidores fueron también martirizados, según sus órdenes.


Aunque algunas fuentes señalan que su sepulcro está en Palestina -en donde el mártir fue decapitado-, que era meta de peregrinos desde la época de las cruzadas, otras datos indican que con la tortura que le aplicaron, le quitaron miembros de su cuerpo que luego de su muerte fueron esparcidos por varios lugares, entre ellos Malula (al sur de Siria, donde aún se habla Arameo).


Los pobladores de Palestina, Líbano, Jordania y Siria comenzaron a verlo como un héroe de la fe y a venerarlo. Así que el culto extraordinario que se le rinde a San Jorge es de larga data y está diseminado alrededor del mundo. La Iglesia de Oriente lo llama “el gran mártir” y los calendarios cristianos lo han incluido en la lista de los santos.

Otros datos documentados hacen referencia a los Caballeros de San Jorge, que aparecen en diferentes períodos y países, independientes entres sí, sin tener otra cosa en común que la veneración a San Jorge, el patrón de la caballería. San Jorge de Lydda, mártir de la persecución de Diocleciano en el siglo IV, es uno de esos santos militares a los que la iconografía bizantina representa como un caballero armado, cap-â-pie, como la flor de los ejércitos romanos tras la reforma de Justiniano en el siglo VI. Los caballeros peregrinos europeos, al encontrar en oriente estas representaciones de San Jorge, reconocieron su propia indumentaria y enseguida lo adoptaron como patrón de su noble oficio. Esta popularidad de San Jorge en el Occidente dio lugar a numerosas asociaciones tanto seculares como religiosas.

San Jorge fue proclamado patrono de ciudades como Génova y varias regiones de España, como Cataluña (donde se le llama Jordi) y Aragón (Chorche); también de Georgia, Grecia, Inglaterra, Lituania, Polonia, Portugal, Rusia y Serbia. Asimismo, es el patrón de Boy Scouts internacionalmente, de los enamorado en Cataluña y de algunos campesinos que le imploran por sus campos de cebada. Se le invoca para bendecir una casa nueva y contra las arañas.
 

 

Instagram

Twitter

Eventos


Usted esta en: Inicio Servicios como parroquia